Alternativas al sobre con dinero: Lista de bodas

El tema de los regalos de boda suele ser siempre uno de los más controvertidos… Aunque cada vez es más habitual facilitar a los invitados nuestro número de cuenta, no todo el mundo lo ve con buenos ojos. Por ello, he decidido presentaros una alternativa a las opciones más conocidas: la Lista de Bodas. ¡Déjame contarte sus ventajas y desventajas antes de decidirte por alguna de ellas!

¿Qué es una lista de bodas?

Por supuesto, el primer paso es saber de qué hablamos exactamente cuando hablamos de hacer una lista de bodas… Explicándolo de forma sencilla, es una forma de decir a vuestros invitados qué es exactamente lo que os gustaría que os regalaran. Tradicionalmente, las listas de bodas solían incluir elementos básicos para la nueva vida de la pareja (cubertería, vajilla, distintos electrodomésticos…). A medida que se ha vuelto más habitual la convivencia antes del matrimonio la composición de las listas de bodas se han modificado, pero siguen manteniendo su esencia y su utilidad.

Las listas de bodas nacieron como alternativa al clásico sobre de dinero en efectivo por dos motivos principales. Por un lado, esta opción resulta incómoda para los novios, ya que tienen que preocuparse de dónde guardarlo durante la celebración y se corre el riesgo de que se pierda. Por otro lado, muchos invitados prefieren regalar algo tangible a los novios, algo que sepan que la pareja quiere o necesita.

¿Qué ventajas tiene hacer una?

  • Es un regalo más personal que el dinero (ya sea en efectivo o por transferencia). Es un hecho que a muchísima gente le gusta saber exactamente qué es lo que regala, ya que encuentra que es algo más personal (y que llega más al corazón) que el dinero. A mucha gente le gusta pensar que, cada vez que utilices ese objeto que te ha regalado, te acordarás de ellos… ¿No creéis que en el fondo es señal de que les importáis y quieren estar presentes en vuestra nueva vida?
  • Guiar a los invitados acerca de los regalos que queréis o necesitáis. Sin duda, ésta es la principal ventaja de la lista de bodas tanto para vosotros como para vuestros invitados. Al poder decir qué regalos os gustaría recibir, evitáis recibir regalos que os resulten innecesarios o que, directamente, no os gusten. También facilitáis a vuestros invitados la elección, ya que únicamente tendrán que elegir alguno de los regalos que aparecen en la lista.
  • Evitar regalos «repetidos». Aunque es cierto que es muy difícil que varios invitados os regalen exactamente lo mismo, sí que es muy habitual recibir varios modelos de lo mismo. Por supuesto, ninguna pareja necesita varias vajillas, batidoras o robots de cocina. Al hacer una lista de bodas, podrán ver que ese producto en concreto ya os lo ha regalado otra persona, y buscarán una opción diferente.
  • No tener que preocuparte por los sobres con dinero el día de la boda. Aunque ya lo he adelantado en el punto anterior, me gustaría remarcar esta gran ventaja, ya que creo que es una de las más importantes. Imagina por un momento que en tu boda tendréis 100 invitados (una cifra situada en la media), y cada uno de ellos decide daros un sobre con 100 € de regalo después de la ceremonia… ¿Qué haríais con 10.000 € en el bolsillo? La opción tradicional solía ser utilizar ese dinero para acabar de pagar al salón, pero con la actual legislación española los pagos en efectivo tienen un límite de 2.500 €. ¿Realmente queréis estar preocupados de dónde guardar tanto dinero en vuestro gran día?
  • No tener que facilitar el número de cuenta a vuestros invitados (o crear una específica). Es normal que, en muchos casos (especialmente con aquellos invitados con los que tenemos menos confianza), no os apetezca facilitar vuestro número de cuenta bancaria personal. Muchas parejas optan por crear una cuenta bancaria específica para este fin, pero para ello debemos realizar distintos trámites en el banco y analizar muy bien el tipo de cuenta que abrimos para evitar que nos cobren comisiones.

¿Y qué inconvenientes?

Por supuesto, las alternativas perfectas no existen, y las listas de bodas también tienen algunos inconvenientes que deberías conocer:

  • Algunas personas no ven con buenos ojos las listas de bodas. Seguro que si lleváis tiempo organizando vuestra boda ya tenéis más que claro que nunca llueve a gusto de todos. Y, por supuesto, este tema no iba a ser una excepción. A algunas personas no les sienta bien que se les «obligue» a elegir el regalo dentro de una preselección hecha por los novios. Mi recomendación es que, si la opción de abrir una lista de bodas os convence, no la descartéis por esto. Al final del post os dejo un consejito para solucionarlo fácilmente 😉
  • Si no añadís productos con un amplio rango de precios, algún invitado puede sentirse mal por no tener suficiente presupuesto. Quizás no sea una desventaja en sí de la lista de bodas, pero no quería dejar pasar la oportunidad de remarcar este punto. Al añadir los regalos que os gustaría recibir, tened en cuenta que no todo el mundo tiene el mismo presupuesto. Por ello, es importante incluir artículos de precios diferentes, para que cada invitado pueda elegir en función de sus posibilidades.
  • En algunos casos, la selección de productos es limitada. Existen muchísimos lugares donde puedes hacer listas de bodas (tiendas físicas especializadas en decoración, grandes centros comerciales… ¡hasta Amazon nos da la oportunidad de crear una lista de bodas!). Como ya imaginarás, las opciones estarán limitadas en función de lo que ofrezca cada una de ellas. Por lo general, las tiendas especializadas en decoración son perfectas si todavía no vivís juntos o si os encanta este tema y queréis aprovechar para recibir piezas especiales. Pero, si no es vuestro caso, podéis sentir que el abanico de opciones es muy limitado. Antes de decidiros por una u otra, os recomiendo analizar este punto para acertar.

¿Qué lista de bodas elijo?

Mi opinión: NO a las listas de bodas ficticias

Como decía en el punto anterior, en la actualidad existen muchísimas listas de bodas entre las que puedes elegir. Aunque sea algo muy personal, si me permitís el consejo, huiría de las llamadas «listas de bodas ficticias».

¿Qué es esto? Se trata de un lugar en el que añades ciertos objetos (como en cualquier lista de bodas). Posteriormente, en lugar de recibir esos regalos, los novios obtienen el importe del regalo que han «comprado» los invitados (o un porcentaje de él).

¿Por qué no lo recomiendo? Porque, simplemente haciendo una rápida búsqueda en internet los invitados pueden ver que nunca recibirás ese regalo que te hacen y, por tanto, pueden sentirse engañados.

En mi opinión, si el único regalo que queréis recibir es dinero, es mucho mejor ser transparentes y poner el número de cuenta. ¡Evitaréis muchos enfados innecesarios! Además, estas plataformas suelen cobrar un porcentaje en concepto de gastos de gestión, por lo que tampoco recibiréis el importe íntegro que hayan abonado los invitados.

Mi elección: Lista de bodas de Amazon

Tras analizar muchísimas opciones y tener en cuenta todo lo que hemos estado hablando hasta ahora, nos decidimos por abrir una lista de bodas en Amazon. Para nosotros, los factores determinantes para esta elección fueron:

  • La gran selección de productos de esta plataforma. Uno de los principales motivos que nos llevaron a decantarnos por esta opción fue la inmensa variedad de productos que tiene Amazon. Así, podíamos añadir desde el robot de cocina con el que llevaba tiempo soñando hasta el monitor de ordenador que necesitábamos. Otras plataformas como Bodamás de El Corte Inglés ofrecían un catálogo también muy amplio, pero que tuviera la opción de recibir parte del regalo en efectivo no nos acababa de convencer por el motivo que comentábamos antes.
  • La comodidad de poder hacer la compra directamente desde casa. La mayor parte de nuestros invitados eran gente relativamente joven, acostumbrados a las compras online y con unos horarios de trabajo no siempre compatibles con ir de compras. Por ello, decidimos ponérselo fácil y apostar por una plataforma abierta 24 / 7, en la que pudieran comprar sin salir de casa. Para las personas más mayores (como nuestros abuelos) optamos por fórmulas más tradicionales. Mis abuelos, por ejemplo, me regalaron el vestido de novia; y los suyos optaron por hacernos una transferencia bancaria.
  • Recibir los regalos en casa. Relacionado con el punto anterior, para nosotros también era más cómodo recibir los regalos directamente en casa sin tener que preocuparnos por nada. Así, si quedábamos con algún invitado no teníamos que preocuparnos de cargar con el objeto (ni nosotros ni ellos) ni de dónde guardarlo mientras pasábamos el rato juntos.
  • El invitado no necesita conocer la dirección de los novios. ¿Cuántas veces te ha pasado que, a pesar de saber exactamente dónde vive cierta persona, no tienes ni idea de su dirección? ¡Es algo muy habitual! Para nosotros era muy importante no estar constantemente recibiendo llamadas preguntando acerca de la dirección donde enviar los regalos, y tampoco queríamos escribirla en las tarjetas por si se extraviaba alguna. Al registrar vuestra dirección en Amazon, la plataforma ya sabe dónde debe enviar los regalos sin necesidad de que los invitados tengan que introducirla (salvo en caso de productos vendidos por terceros). En nuestro caso no era importante, ya que celebrábamos una boda íntima sólo con la gente más cercana, pero en algunos casos puede que no queráis tener que facilitar vuestra dirección a ciertos invitados, y esta opción os permitirá recibir los regalos sin necesidad de hacerlo.
  • La posibilidad de personalizar la lista de bodas. Ya desde el momento en el que creas la lista de bodas, Amazon te permite añadir una pequeña nota a tus invitados, así como indicar si preferís que los regalos lleven (o no lleven) envoltorio. ¡Perfecto para poder reducir residuos!
  • Poder agradecer los regalos de forma fácil y rápida. Desde pequeños nos han enseñado eso de «es de bien nacido ser agradecido», y para nosotros era importante saber quién nos regalaba cada cosa y poder agradecérselo rápidamente. Por eso, nos gustó mucho que nos avisara en el momento que alguien compraba algo de la lista.

En resumen…

Como ya has podido ver, soy totalmente contraria a los sobres con dinero el día de la boda. Aunque sea la opción más tradicional, los años han demostrado sus principales problemas: no saber dónde guardarlos y el miedo a perderlos con el ajetreo de ese día. ¡Y justo las preocupaciones y los nervios es lo que más debemos evitar el día de nuestra boda!

Aunque facilitar a los invitados nuestro número de cuenta nos evita estos grandes inconvenientes, creo que sigue sin ser una opción perfecta. ¿Y sabes por qué? Porque todavía hay mucha gente que quiere saber a qué dedican los novios el dinero o prefieren regalar algún objeto antes que dinero (y si no lo has comprobado todavía, te aseguro que pronto lo harás).

Para mí, lo ideal sería combinar ambas opciones. Vosotros conocéis mejor que nadie a vuestros invitados, por lo que podéis intuir qué opción preferirán (en muchos casos, incluso serán ellos mismos quienes pregunten el número de cuenta). Mi recomendación es que no incluyáis en la invitación ningún tipo de referencia al regalo y que añadáis una tarjeta a parte para poder elegir en cada caso qué opción entregar a cada invitado. (Por cierto, si queréis más información sobre este tema, os aconsejo visitar nuestro post con consejos para redactar una invitación perfecta).

Aunque optéis por añadir el número de cuenta, también podéis dejar esta opción abierta para los invitados que lo prefieran. De este modo, al darles dos alternativas sentirán que pueden elegir cómo quieren haceros vuestro regalo de bodas y no se sentirán tan incómodos con una opción que no les convence.

Si todavía no lo tenéis claro, os recomiendo que probéis a crear una lista de bodas de Amazon para probar su funcionamiento y ver si es lo que buscáis. ¡Es totalmente gratis y lo podéis hacer sin salir de casa!

Y vosotros, ¿por qué opción optaréis en vuestra boda?

Deja un comentario




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.