Como ya sabrás, hace un tiempo te contaba cuáles eran los distintos tipos de telas y encajes que se utilizan para confeccionar los vestidos de novia. A raíz de ese post, me habéis pedido mucho que os hable de otros elementos relacionados con el look de la novia. En concreto, hoy hablaremos del velo, una pieza tradicional que no ha perdido su importancia.

Velo de novia: Consejos para elegirlo

El velo es un complemento (generalmente de tul o gasa) que se coloca sujeto al pelo. Tradicionalmente, la novia entraba con el rostro cubierto por el velo, y era el novio quien la descubría. Hoy en día algunas parejas todavía apuestan por este momento, pero muchas otras optan por el velo como un simple elemento decorativo.

Ya sea por creencias o por estética, si te animas a lucir velo el día de tu boda deberás conocer los distintos tipos que existen. La principal diferencia entre ellos es su longitud, por lo que te recomiendo saber cómo será tu vestido antes de decantarte por uno u otro.

Velo Catedral

Según los estándares, este tipo de velo debería medir como mínimo 2’5 metros de largo, quedando muy por detrás de la cola del vestido. Su aspecto delicado y elegante aporta una mayor sofisticación al look de la novia. Debemos tener en cuenta que, para que este velo luzca en todo su esplendor, es indispensable que el espacio donde se celebre la ceremonia tenga una longitud suficiente para que pueda extenderse totalmente. Además, según el protocolo, la elegancia de este complemento impone una etiqueta rigurosa.

Velo Capilla

Sin duda, éste es uno de los tipos más tradicionales (y largos). Su longitud simula una cola, extendiéndose unos cuantos centímetros más allá de la propia cola del vestido. Generalmente se realiza con tejidos finos, aportando al look un acabado elegante. Por sus características, estamos ante un velo perfecto para bodas que se celebren tanto de día como de noche, ya que no impone una etiqueta tan estricta como el anterior.

Velo Vals o Waltz

Como su propio nombre indica, se trata de un velo adecuado para el baile debido a su longitud. Este velo se alarga hasta el tobillo, permitiendo bailar sin tropezar. Además, resulta perfecto para lucirlo con vestidos sin cola.

Velo Capa o Cascada

Este tipo se diferencia de los demás por su forma: más corta en la parte delantera y con volumen que se abre hacia los lados. Al contrario que el anterior, en este caso sí que debe cubrir los hombros y los brazos de la novia, enmarcando su cara y cayendo hasta su cintura.

Mantilla

La mantilla es uno de los tipos de velo más típicos de España. Se caracteriza por el encaje que decora sus bordes, así como por su longitud (lo ideal es que llegue justo por debajo de los codos). Al contrario que otros tipos de velos, la mantilla se sostiene en la punta de la cabeza, dejando el rostro descubierto.

Velo al Codo

Como su propio nombre indica, este tipo se extiende únicamente hasta el codo, con un largo de unos 75 cm. La forma ideal de lucirlo es cayendo sobre la espalda, sin cubrir los hombros de la novia. Por su longitud, resulta un complemento muy cómodo de lucir, por lo que es ideal para novias que quieran disfrutar de su gran día con un look que permita el movimiento.

Velo Corto o Blusher

Como su nombre indica, este modelo cuenta con una longitud inferior a los anteriores: entre 55 cm y 65 cm de largo. Generalmente, cubre el rostro de la novia y llega hasta el hombro. Por ello, resulta ideal para vestidos con escote pronunciado o con mucha decoración, ya que no le quita protagonismo ni le agrega un exceso de volumen.

Velo Francés o Jaula de Pájaro

Seguimos disminuyendo la longitud de los velos hasta llegar a este, uno de los más atrevidos. Al contrario que los demás, éste se sujeta en el lateral del rostro de la novia, cubriendo ligeramente sus ojos y rostro. Otra de sus características es el material empleado, que sustituye la gasa y el tul por materiales de red o de malla. El resultado final es una novia vintage y seductora, con un toque de estilo.

Cómo elegir el Velo de Novia

Ahora que ya conoces los distintos tipos de velo de novia que existen, queremos darte algunas pistas más para acertar con su elección. Si quieres lucir el velo que complemente a la perfección tu look de novia, te aconsejamos seguir estos pasos:

Características de la Boda

  1. Piensa en cómo será tu boda. Como siempre te decimos, el primer paso que debes seguir a la hora de organizar tu boda es pensar en cómo será. El estilo que tendrá, si tendrá alguna temática concreta, si será en la ciudad o en el campo, religiosa o civil… Una vez sepas todo eso, te resultará mucho más fácil tomar decisiones.
  2. Elige el lugar donde celebrarás la ceremonia y el banquete. ¿A que no te vestirías igual para una boda en la playa que en una catedral? Es muy importante saber dónde celebraremos nuestro gran día para no sentirnos fuera de lugar. Además, si utilizamos un velo muy largo en un espacio abierto corremos el riesgo de que la tela se enganche con piedrecitas, ramas o cualquier otro elemento que pueda haber en el suelo.
  3. Escoge el vestido de novia en base al estilo y el espacio de la celebración.

Características del Vestido

  1. Presta especial atención a la longitud de la cola y el volumen del vestido. Si llevas, por ejemplo, un vestido sencillo, un velo con volumen puede resultar ideal. Igualmente, si combinas ese mismo velo con un vestido lleno de volumen el resultado puede ser excesivo. Si tu vestido es liso, un velo con encaje puede potenciar un resultado sofisticado en el look, mientras que si combinamos un velo con encaje con un vestido igual el resultado puede resultar cargante.
  2. Elige el color adecuado. Lo ideal (al menos protocolariamente hablando) es que el velo sea del mismo color que el vestido. Aunque estamos seguros de que ya sabrás que cada vez es más habitual apostar por velos de color. Personalmente, me declaro totalmente a favor de los velos en tonos pastel muy suaves, siempre que sean de tejidos delicados y de calidad.
  3. Elige el número de capas que quieres lucir. Por lo general, los velos llevan una o dos capas. En el caso de llevar dos, lo habitual es que una de ellas sea más corta y caiga por la parte delantera para cubrir el rostro de la novia.

Características de tu look de novia

  1. Piensa en el peinado que lucirás el día de tu boda. Para cada tipo de velo encontramos un peinado que resulta más adecuado, por lo que lo ideal sería lograr que ambos se combinen a la perfección. Si ya tienes claro el peinado que vas a lucir, cuéntaselo a la persona que te esté asesorando en la compra del velo. Por el contrario, si tienes claro el tipo de velo que quieres lucir, habla con la peluquera para que pueda ayudarte a elegir el peinado que mejor le va.
  2. Pruébatelo junto con el vestido de novia. Una vez tengas claro qué tipo de velo es el que quieres, pruébatelo junto con el vestido de novia. De este modo, podrás ver el resultado final y será mucho más fácil tener claro si es el adecuado. Si puedes, te recomendamos que el día de la prueba del vestido intentes hacer también la de maquillaje y peluquería. ¡Y no olvides llevar la ropa interior, los zapatos, el velo y todos los complementos que tengas ya elegidos! De este modo, verás el look terminado antes de la boda y podrás hacer correcciones si algo no te termina de convencer.

¿Qué velo queda mejor con mi vestido de novia?

Para terminar, queremos darte unas pequeñas pistas de los velos que mejor van con cada vestido y tipo de cuerpo. Como siempre, te recomendamos que utilices esto como una guía. Si te gusta un tipo de velo que no es el ideal para tu rostro o tu vestido, pruébatelo igualmente. Al final, lo importante es que te sientas guapa y cómoda con la decisión que has tomado.

Te aconsejamos que tengas en cuenta la longitud de tu vestido. Por lo general, no es recomendable combinar un vestido corto con un velo largo. En cambio, si llevas un vestido largo podrás optar por cualquier tipo de velo. Del mismo modo, te recomendamos no combinar los vestidos más modernos con los velos más clasicos y largos, ya que el resultado no será coherente. ¿Cómo es tu vestido de novia?

  • Con cola larga: Para mantener las proporciones, lo recomendable es apostar por un velo catedral, aunque el velo capilla también puede dar un buen resultado.
  • Princesa: Al igual que el anterior, los velos más largos serán las mejores opciones.
  • Con escote fantasía, espalda joya o tatuaje: Para potenciar estas partes del vestido y evitar que pierdan protagonismo por el velo, lo recomendable es lucir estos vestidos junto con velos lisos, sin demasiados adornos. Si buscas un velo con más personalidad propia, apuesta por uno corto que llegue hasta la zona del escote, de modo que no tape el vestido.
  • Vintage: Como ya te hemos mencionado anteriormente, si tu vestido es vintage te recomendamos apostar por los velos franceses. ¡Es el toque ideal para complementar tu vestido!

¿Qué velo de novia queda mejor a mi tipo de rostro?

  • Rostro redondo: Para las novias con rostro redondo, lo ideal es optar por velos con volumen en la parte superior de la cabeza. Por supuesto, te recomendamos evitar aquellos con volumen en el lateral (como el cascada), ya que visualmente redondeará más tu rostro. Busca también un modelo que llegue al menos a los hombros, ya que alargará visualmente tus rasgos.
  • Rostro ovalado: Seguro que has escuchado que este tipo de rostro es ideal para cualquier tipo de peinado. Lo mismo ocurre con los velos, ya que se considera que todos los estilos sientan bien a este tipo de rostro. Aunque, para evitar romper con la proporción de tu rostro, te recomendamos que trates de evitar los volúmenes excesivos.
  • Rostro rectangular: En este caso, lo ideal es aportar volumen en los laterales del rostro, por lo que velos como el cascada puede resultar una opción muy adecuada. Del mismo modo, debemos evitar aportar volumen en la parte superior del rostro para no alargar más las facciones. Por ello, recomendamos evitar peinados altos o con adornos en la parte superior de la cabeza.
  • Rostro cuadrado: En este caso, lo ideal es buscar complementos con forma redondeada que suavicen tus rasgos. Por otro lado, y al igual que las personas con rostro redondo, te recomendamos buscar algún modelo cuya longitud supere el hombro para alargar visualmente tu cara.

¿Qué velo de novia queda mejor a mi tipo de silueta?

  • Pera o triángulo: En el caso de esta silueta, lo ideal es potenciar la parte superior del cuerpo y no aportar un volumen extra en las caderas. Por ello, los velos cortos que lleguen hasta los hombros son los que más favorecen a este tipo de cuerpo.
  • Triángulo invertido: Al contrario que el caso anterior, en este caso debemos buscar modelos largos, que tapen los hombros y los brazos, de forma que disimulen la estrechez de las caderas en comparación.
  • Manzana: Al tener un cuerpo redondeado, te aconsejamos que huyas de los velos que aporten más volumen a tu cuerpo. Busca un modelo con una caída delicada, como los mantilla o tipo capa.
  • Reloj de arena: Al igual que en el caso de los rostros ovalados, prácticamente cualquier tipo de velo te favorece, por lo que puedes elegir el que más te guste.

Como siempre, te recomendamos que confíes en los profesionales que te rodean. Estamos seguros de que en la tienda donde compres el vestido de novia estarán encantados de asesorarte sobre el velo que mejor irá con tu look completo. Comparte tu vestido y tu velo también con los profesionales de maquillaje y pelquería para que te ayuden a crear un estilo coherente y que te potencie al máximo. Pero recuerda, la decisión siempre es tuya.

Si te ha interesado este post, te aconsejo que te descargues de forma totalmente gratuita esta guía con información para conseguir un look de novia perfecto. ¡Seguro que la encuentras muy útil!

Velo de Novia: Tipos que debes conocer para elegir el velo perfecto
5 (100%) 2 votes