Una de las preguntas que más nos hacen los novios y que más les inquieta son los trámites legales que hay que seguir para formalizar el matrimonio civil. Algo que en principio creemos que es ir al juzgado y firmar se convierte en un quebradero de cabeza. Por ello, queremos ayudaros explicando cuáles son los principales pasos que debemos seguir. ¡Vamos allá!

Trámites para el matrimonio civil

1. Expediente Matrimonial

El primer paso que debemos hacer es iniciar el expediente matrimonial, de forma que el registro civil nos «de permiso» para dar el gran paso. Para ello, debemos ir al registro civil que tengamos más cerca de casa acompañados de un testigo mayor de edad. Allí presentaremos la siguiente documentación:

  • DNI o pasaporte de los dos contrayentes (original y copia).
  • DNI o pasaporte del testigo que os acompañe ese día (original y copia).
  • En caso de tener hijos en común, el libro de familia en el que figuren los niños (original y copia).
  • Certificado literal de nacimiento de los dos. Podéis pedirlo en el registro civil correspondiente (acudiendo con el DNI y el libro de familia), por correo ordinario o a través de la página web del Ministerio de Justicia.
  • Certificado de empadronamiento histórico de los dos últimos años. En caso de que hayáis vivido en diversas localidades, tendréis que ir a cada uno de los ayuntamientos a solicitarlo.

Es muy importante que tengáis en cuenta que la caducidad de los documentos puede ser diferente según el registro civil al que vayáis. Además, algunos documentos pueden cambiar, por lo que recomendamos que os acerquéis o llaméis por teléfono para informaros antes de empezar a buscar los documentos que os mencionamos.

En caso de que alguno de los dos esté divorciado, sea viudo o extranjero os pueden pedir documentación adicional. Es mejor es que os informéis de cada caso concreto para no tener ningún problema.

2. Elegir lugar y fecha para el Matrimonio

Una vez hemos entregada la documentación que nos ha solicitado el registro civil, comenzarán a tramitarlos. El tiempo de trámite depende mucho del registro concreto con el que estemos y del volumen de trabajo que tengan en ese momento concreto, por lo que recomendamos hacerlo con tiempo suficiente. Por lo general, podríamos contar con unos 2 – 3 meses de media, aunque en algunos casos hemos escuchado casos que han tardado incluso 6 meses.

Cuando el expediente esté tramitado, nos avisarán para que vayamos a recogerlo y ese momento, POR FIN podremos pedir cita y poner fecha para la boda. En este paso ya podremos dirigirnos a la localidad en que queramos celebrar la ceremonia legal.

Lugares donde celebrar la boda civil:

Veamos las opciones que tenemos:

  • En instalaciones oficiales: Ya sea en un juzgado o en un ayuntamiento, podemos pedir fecha (generalmente en horario de oficina) y acudir a firmar los papeles el día acordado. Por lo general es la fórmula más económica, en muchos casos gratuita, aunque se trata de la manera más fría de convertirse en marido y mujer.
  • En instalaciones del ayuntamiento fuera de las oficinas: Otra opción más bonita es elegir un ayuntamiento que utilice espacios simbólicos para las firmas. Por ejemplo, el Ayuntamiento de Valencia utiliza el Palacete de Monforte; el Ayuntamiento de Castellón tiene el Salón de Plenos reservado en un horario concreto para este fin; y en Xátiva puedes casarte incluso en el Castillo. Debemos remarcar que estos espacios generalmente llevan un sobrecoge, pero si podéis adaptar bien las fechas, puede valer la pena pagar esta diferencia y disfrutar de una ceremonia mucho más emotiva y bonita.
  • En otros espacios con concejales del ayuntamiento: Aunque es menos frecuente, algunos ayuntamiento ofrecen a los novios que el alcalde o el concejal que deba celebrar el matrimonio se desplace hasta un lugar fuera de las dependencias del ayuntamiento (aunque siempre dentro de la localidad) para oficinas el matrimonio. En este caso, además de la tasa correspondiente deberéis abonar los gastos que el ayuntamiento fije en concepto de transporte, pero es una muy buena opción para poder casaros al aire libre y que ese sí quiero sea el oficial.
  • Boda oficiada por un Notario: Desde hace unos años, los notarios están autorizados a realizar matrimonios civiles. Su principal ventaja es la rapidez, ya que suelen tener más fechas libres y, por tanto, es más fácil encontrar un hueco justo para cuando queramos celebrarlo sin necesidad de tramitarlo con tanta antelación. Su precio por lo general es algo más elevado, aunque en los municipios con tasas más elevadas puedes llegar a resultar incluso más económico. Además, muchos notarios son más flexibles y, por tanto, según la zona en la que vivamos puede resultar más fácil encontrar a uno que se desplace hasta el sitio donde queramos celebrar nuestro enlace.

En cualquiera de estos casos, tened en cuenta que cada espacio tiene un horario destinado a la celebración de matrimonios, por lo que deberéis valorar vuestras preferencias: elegir el sitio y la fecha primero y en base a ello reservar el salón para el banquete, o reservar primero el lugar del banquete y, en base a esa fecha, elegir el espacio que mejor se adapte en horario y fechas disponibles a vuestras necesidades.

Es muy importante que tengáis en cuenta que el día en que se firmen los papeles será a partir del momento en el que empezarán a contar los días de vuestro permiso laboral, por lo que lo mejor es que esté lo más cerca posible de la fecha de la celebración.

3. El esperado día B, ¡el día de vuestra boda!

¡Enhorabuena! Ya tenéis todos los papeles listos y la fecha y el lugar para firmar el Acta Matrimonial elegido. Sea cual sea la fórmula elegida, deberemos acudir con dos testigos mayores de edad (siempre con los DNIs) que darán fe de vuestro amor y vuestra unión. En el caso de la firma legal de los documentos, la ceremonia se limita a unos pocos minutos con la siguiente estructura básica:

  • En primer lugar, nos leerán varios artículos del Código Civil que dicen lo siguiente:

Los cónyuges son iguales en derechos y deberes.

Los cónyuges deben respetarse y ayudarse mutuamente y actuar en interés de la familia.

Los cónyuges están obligados a vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente. Deberán, además, compartir las responsabilidades domésticas y el cuidado y atención de ascendientes y descendientes y otras personas dependientes a su cargo.

  • A continuación, llega el esperado momento del Sí Quiero, en el que pedirán consentimiento para contraer matrimonio con el otro, y una vez aceptado por ambos se os declarará legalmente marido y mujer.
  • Para finalizar, se firmará el Acta Matrimonial y se os entregarán los documentos que acrediten el matrimonio.

4. Recomendaciones

Nuestro principal consejo es que preguntéis si os permiten realizar alguna lectura o algún acto simbólico que haga el acto más romántico y emotivo, aunque es una cuestión que depende únicamente del Ayuntamiento, Juzgado o Notario elegido y no siempre nos lo permitirán. En caso de que no lo permitan, recordad que podéis contratar un ceremoniante para el día de la celebración. De esta manera, podréis recrear la boda de una manera mucho más tranquila y emotiva, y sin los nervios de los trámites legales.

Otro consejo que ya os adelantamos pero os queremos recordar, es que es muy importante que confirméis los pasos y los documentos necesarios en el lugar en que os vayáis a casar. Esta información es orientativa y general, pero cada Ayuntamiento puede requerir una documentación e, incluso, un número diferente de testigos.

Por último, como siempre, os recomendamos que disfrutéis de cada paso que os acerque a vuestro matrimonio. En la espiral de estrés y nervios que conlleva la boda, muchas veces os olvidáis de lo más importante: emocionaros con cada fase del proceso. Sed conscientes de que cada trámite es un paso más cerca que estáis de ser marido y mujer, disfrutad en pareja de estos momentos únicos. Para ello, el mejor consejo es que comencéis los trámites con tiempo para no agobiaros.

Esperamos que este artículo os ayude a saber los pasos que debéis seguir. Desde Sastres de Sueños queremos daros la enhorabuena por el paso que estáis a punto de dar y os deseamos toda la felicidad del mundo en esta nueva etapa.

¿Te ha gustado este artículo?