Si me sigues en Instagram ya sabrás que hace poquito he tenido que despedirme de una persona muy especial para mí. Llevaba mucho tiempo enfermo, y era el principal motivo por el que queríamos celebrar una boda sencilla y rápida antes de que todo saltara por los aires. Y, por desgracia, no pudo ser. Ahora que ya no está, no puedo evitar pensar en mil modos de tenerle cerca en un día tan especial. Consciente de que quizás sois muchas las que estáis igual, he decidido compartir ideas para tener a esa persona que ya no está cerca en el día de tu boda.

Estas opciones son las que yo valoraría añadir en mi boda. Si buscáis en internet encontraréis muchas más (dejar sillas vacías con sus fotos o llevar un camafeo con su foto, por ejemplo). Pero, sinceramente, estas opciones no van mucho con mi estilo. La muerte es todavía un tabú que incomoda a mucha gente, por lo que expresiones tan visibles como estas pueden hacer que alguien no se sienta del todo bien. Personalmente, prefiero pequeños homenajes que los demás no noten pero que estén llenos de sentimiento. ¿Empezamos?

Elegid un sitio especial

Si todavía no habéis empezado a organizar la boda, podéis plantearos celebrarla en un espacio que fuera especial para esa persona que ya no está. La iglesia a la que acudía normalmente o en la que se casó, esa ermita escondida en la montaña donde pasabais el fin de semana, su restaurante favorito…

Por desgracia hay algunos espacios que no permiten celebrar ceremonias (como las playas o parques públicos). En otras ocasiones, los trámites para conseguir los permisos son complicados y seguramente necesitaréis que una Wedding Planner os ayude a organizarlo. Pero si os ponéis a buscar estoy segura de que podéis encontrar el lugar perfecto.

Lleva un objeto de esa persona cerca

Cuando perdemos a alguien especial, tendemos a conservar algún objeto importante que represente y nos recuerde a esa persona. Habla con tu familia y revisa todos los objetos que conserváis. Aunque el objeto perfecto lo guarde un hermano, un tío o cualquier otra persona, lo más probable es que te lo preste encantado para el día de tu boda.

¡Seguro que hay alguno que te apetece llevar contigo ese día tan especial! Una joya, un pañuelo de tela, un abanico pintado a mano, su velo de novia… Hay muchísimas opciones que pueden acompañarte de forma discreta, haciendo que sientas a esa persona cerca de ti.

Usa sus flores favoritas en tu boda

¿Qué te parecería hacer un homenaje floral a esa persona que ya no está? Si recuerdas cuáles eran sus flores favoritas, puedes aprovechar y utilizarlas en la decoración de tu boda o en tu ramo de novia. También puedes pedir que incluyan una réplica de porcelana en tu tocado de novia, que podrás guardar para siempre contigo (y reutilizar). Para mí, es un modo precioso y discreto de tenerle cerca en un día tan especial.

Eso sí, os aconsejo tener en cuenta las características de la flor antes de optar por un uso u otro para ella. Por ejemplo, si es una flor muy aromática, os recomiendo no utilizarla en los centros de mesa del banquete (ya que el olor interferirá en el menú que con tanto cariño habéis elegido).

Una frase bordada (o un simple corazón) cerca de ti

Si las opciones que hemos visto antes no encajan contigo, quizás prefieras optar por la magia de un simple bordado. Un pañuelo con una frase que exprese tus sentimientos hacia esa persona que ya no está, unas pocas palabras bordadas en el forro de tu vestido que te recuerden a él (o la parte trasera de la corbata, en el caso del novio) o, simplemente, un corazón bordado cerca de tu pecho pueden ser formas muy discretas (e, incluso, invisibles para los invitados) de tener cerca en tu boda a esa persona que ya no está sin que nadie te haga preguntas ni comentarios incómodos.

También puedes llevar una fotografía de esa persona guardada en el bolsillo (perfecto para novios que quieran recordar a alguien o novias con vestidos que lo permitan).

El poder de la música

La música, al igual que el olfato, tiene el poder de traernos recuerdos a la mente de una forma muy potente. Poner esa canción que te recuerda tanto a esa persona (ya sea durante la ceremonia, el cóctel o la fiesta) es una forma perfecta de tenerle cerca en tu boda.

Seguro que ese gran ausente desearía verte feliz el día de tu boda, y quizás bailar esa canción que le encantaba sea el mejor homenaje que puedas hacerle. ¿No te ves capaz de recordarlo sin llorar? Puedes buscar una canción que le gustara y que encaje en algún momento de la ceremonia.

En resumen…

Como te decía, estas son solo algunas ideas (muy discretas) de recordar a una persona que ya no está el día de tu boda. Las opciones son infinitas, y si escuchas a tu corazón y piensas en cómo era esa persona seguro que das con la perfecta para ti.

Mi único consejo es que no fuerces las cosas. Una boda es, ante todo, una celebración. Si te hace feliz sentir cerca a esa persona en un día tan especial, elige la que más te apetezca. En cambio, si por cualquier motivo crees que ese recuerdo puede empañar la felicidad de ese gran día te recomendaría no forzarte a recordarlo. Nadie va a pensar que le querías menos por no hacer cualquiera de estas cosas. Puedes tener algún detalle antes o después de la boda si te apetece (como, por ejemplo, llevar tu ramo al cementerio). O puedes simplemente recordarlo un segundo y mandar un beso al cielo. Haz lo que tu corazón te pida sin pensar en qué pensarán los demás.

Y tú, ¿recordarías de algún modo especial a un ser querido que ya no está en tu boda? ¿Cómo lo harías? ¡Cuéntame tus ideas!

Deja un comentario




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.