Sin duda, la parte que os preocupa más a los novios es ceñiros al presupuesto fijado. Sé que una discusión habitual es que uno de los dos quiere gastar más mientras el otro prefiere no exceder el que ya habéis fijado. ¿Os suena? Por ello, y para ahorraros muchas peleas, he creado una pequeña guía que os ayudará a respetar el presupuesto sin renunciar a una boda de ensueño.

Consejos para aprovechar al máximo el presupuesto de la boda

1. Tener claras las prioridades

El primer paso para no saliros del presupuesto es, por supuesto, tener uno. Mi recomendación es que os sentéis los dos y desgloséis todos los gastos que tiene una boda. Para ayudaros, al final del post encontraréis un descargable que podéis utilizar para no pasar nada por alto. 

Una vez tengáis un listado con todos los gastos de vuestra boda, tachad aquellos de los que queráis prescindir. Quizás para vosotros no sea importante tener un Photocall y podáis prescindir de él. O quizás hayáis decidido utilizar las joyas de algún familiar y no necesitáis comprar unas nuevas.

Una vez listo este punto, pensad cuánto dinero estáis dispuestos a gastaros en cada partida. Por ejemplo, es muy habitual (e, incluso, recomendable) que las parejas decidan reducir presupuesto en detalles como el Candy Bar a favor de contratar un fotógrafo mejor.

Sabemos lo difícil que es hacer un presupuesto estimado antes de empezar a organizar la boda, pero pensad que es algo preliminar que podréis modificar tal y como vayáis recibiendo presupuestos. Para hacerlo lo más fiable posible, también tendréis que hacer una lista preliminar de invitados. Con un número aproximado, será más fácil calcular el dinero necesario para banquete, regalos para los invitados y otros detalles.

2. Analizar bien los presupuestos

Una vez sepáis más o menos cuánto queréis gastar en cada partida, es hora de buscar proveedores y contactar con ellos. Una vez tengáis varios presupuesto sobre la mesa, descartad automáticamente aquellos que excedan con creces vuestro presupuesto para esa partida. En caso de que excedan únicamente un poco, valorad si podéis recortar ese dinero de otro sitio para compensar.

Es muy importante que, cuando comparéis presupuestos entre varios espacios, lo hagáis teniendo en cuenta todo lo que incluye. Como ya os conté en el artículo sobre el canon de la SGAE, es habitual que algunos profesionales incluyan en el presupuesto algunos servicios que otros consideran adicionales. Por ejemplo, puede que un fotógrafo resulte más económico que otro porque no incluye la preboda, la casa del novio y el álbum maquetado en papel. Por tanto, es muy importante comparar el total de los servicios que consideréis importantes.

3. Intentar negociar con los proveedores

Si sentís que un proveedor es el mejor para vosotros pero excede vuestro presupuesto, intentad hablar con él. Por supuesto, cada uno de ellos ha establecido sus precios en función de sus costes y servicios, por lo que no podéis pretender que baje el precio sin más. Lo que sí podéis hacer es preguntarle si es posible quitar algún servicio que consideréis prescindible. Siguiendo el ejemplo anterior, si para vosotros la preboda es prescindible, preguntadle si sería posible quitarla y cuánto se reduciría el precio.

Algunos proveedores tienen paquetes fijos que no se pueden modificar. En cambio, otros sí que estarán abiertos a aceptar estos cambios y reducirán su presupuesto. Por ejemplo, en Sastres de Sueños tenemos unos paquetes recomendados que podemos modificar para que contratéis únicamente aquello que necesitáis.

También podéis intentar cambiar la fecha de vuestra boda. En muchos casos, los proveedores hacen descuento si nos casamos fuera de temporada alta o en momentos en los que tienen una menor carga de trabajo (por ejemplo, un viernes o un domingo).

4. Reflexionar sobre cada gasto, por pequeño que sea

Cuando empezáis a organizar vuestra boda es muy habitual que veáis mil pequeños detalles que os gustaría tener en vuestra boda. Esto va desde esas lucecitas tan monas que habéis visto en una tienda (solo valen 3€, ¿cómo dejarlas allí?) hasta las famosas lágrimas de felicidad. Las emociones están a flor de piel, y la ilusión por este evento tan especial muchas veces se nos va de las manos. Aquí os dejamos unos pequeños consejos para que no hagáis compras impulsivas que luego no aprovecharéis:

  • Cuando hagaís vuestro presupuesto, dejad una partida para estos pequeños detalles. De este modo, tendréis un límite del que no podréis pasaros y no os sorprenderéis habiendo gastado cientos de euros.
  • No lo compréis salvo que sepáis exactamente dónde lo vais a poner. Sigamos con el ejemplo de las lucecitas. ¿Dónde las colocaríais? ¿Encaja con el estilo de la decoración? Si todavía no tenéis pensado el estilo de la boda, ni la temática ni cómo será la decoración, no lo compréis todavía. Es más habitual de lo que pensáis que las novias gasten en cosas de decoración que luego ni siquiera utilizan para la boda.
  • Cuidado con el Do It Yourself. Por supuesto, los detalles DIY son una gran forma de personalizar vuestra boda. y demostrar a los invitados lo importantes que son para vosotros. Con el DIY nos encontramos ante dos problemas. Por un lado, corremos el riesgo de intentar hacer algo demasiado complicado (o, simplemente, que conlleve más tiempo del que disponemos), por lo que no lograríamos el resultado deseado y malgastaríamos tiempo y dinero. Por otro lado, muchas novias creen que es la solución para ahorrar y no se dan cuenta de que el dinero que gastan en material a veces supera el precio del producto final. Así que, antes de embarcaros en ello pensad, en primer lugar, si tendréis tiempo suficiente para hacerlo. Si tenéis tiempo, pensad en si seréis capaces de ello o si será demasiado complicado (puede ayudaros comprar el material justo para unas pruebas antes de comprar el necesario para todos). Y, por último, pensad en si lo hacéis por el placer de hacerlo con vuestras manos o por ahorrar dinero. Si es por tema económico, comparad el precio de los materiales con el de comprar el producto ya hecho. 

4. Contratar una Wedding Planner

Sí, sé que al principio puede parecer todo lo contrario. ¿Si pagamos a una Wedding Planner el presupuesto subirá, no? Pues bien, os aseguro que no es así. Una buena Wedding Planner conoce muchos proveedores “desconocidos” con precios más ajustados. Al no invertir tanto en promoción, pueden ajustar más sus presupuestos sin que ello conlleve un peor servicio. La Wedding Planner también os ayudará a gestionar el presupuesto y a invertir en aquello que realmente sea importante para vosotros. Además, os podrá advertir de gastos que, por falta de experiencia, podéis no conocer.

Por último, aunque no menos importante, hará un primer filtro en los proveedores que vais a analizar. De este modo, si un proveedor es inalcanzable para vosotros, no os lo presentará. Aunque en un primer momento os pueda parecer horrible que no os muestre todas las opciones, es la mejor manera de hacerlo. ¿O queréis enamoraros de ese proveedor y torturaros con el hecho de no poder pagarlo? Ahí es donde vemos la importancia de haber hecho bien el primer paso. Si sabe que os va a encantar y que es vuestra prioridad, buscará alternativas más baratas en otras opciones. Sea como sea, os evitará la decepción y os mostrará proveedores parecidos que sí encajen con vuestro presupuesto.

5. Comparar, comparar y comparar

Sabemos que este truco requiere mucho tiempo si decidís prescindir de la Wedding Planner, pero la mejor manera de tener todo lo que buscáis sin saliros de presupuesto es comparar muchas opciones. Comparad todos los presupuestos que os lleguen como os he dicho antes. Si ninguno se adapta a lo que necesitáis, seguid buscando. Por supuesto, debemos partir siempre de un punto de vista realista. No podemos pretender encontrar un salón que nos haga cóctel, menú y barra libre por 30 €. Pero si sois realistas, encontraréis seguro una alternativa que sentiréis que es la vuestra.

Tal y como os he dicho al principio del post, he creado un pequeño descargable gratuito que os ayudará a conocer todos los gastos que puede generar una boda. Descargadlo, tachad aquellos que no sean importantes para vosotros y pensad en el presupuesto que queréis dedicar a cada uno de ellos. ¡Sólo tenéis que hacer click en la imagen!

Descarga gratis una guía para fijar el presupuesto de tu boda
¿Te ha gustado este artículo?