Desde que lanzamos nuestros servicios de Wedding Planner hemos recibido numerosos mails preguntándonos acerca de qué ofrecemos, cómo trabajamos, si es asequible… Por ello, hemos querido resumir aquellas preguntas más repetidas y que consideramos más importantes para resolver todas vuestras dudas y que nos conozcáis mejor. De todos modos, recordad que podéis contactar con nosotros siempre que lo necesitéis.

Dudas sobre si contratar a una Wedding Planner

¿Por qué contratar una Wedding Planner?

Aunque no es una pregunta que nos hagáis directamente sí es algo que muchas novias y novios os preguntáis al empezar a organizar vuestra boda. Aunque los motivos varían de una persona a otra, os resumimos las principales ventajas:

Ahorro de tiempo

Hoy más que nunca el tiempo es oro, y la organización de una boda es un proceso complejo que requiere muchísimo esfuerzo. Las largas jornadas de trabajo, el gimnasio, cuidar de los niños (si los tenéis)… Hay tantísimas cosas que hacer a lo largo del día que a veces es difícil encontrar un momento para organizar la boda. El día a día y esta falta de tiempo nos llevan a estresarnos y pueden convertir la organización de la boda en una pesadilla.

Una Wedding Planner os ayudará en todo momento a organizar la boda, reduciendo al máximo el tiempo que deberéis dedicarle. Sabemos que para vosotros es esencial participar activamente en la organización y en la toma de decisiones, pero una cosa no excluye la otra. Nosotros nos encargaremos de guiaros con los tiempos para poder llegar a todo sin prisas. Os presentaremos una selección de proveedores para que seáis vosotros los que comparéis y toméis la decisión. Si ninguno de ellos encaja con lo que buscáis, seguiremos buscando hasta dar con el perfecto.

La última palabra siempre será la vuestra, pero os ahorraréis horas y horas navegando en Internet en búsqueda de proveedores que se dediquen a lo que necesitáis. Además, tendréis a vuestro lado a alguien que os dirá en todo momento por dónde se debe empezar y qué paso se debe seguir en cada momento. En otras palabras: tendréis una persona que os guiará y os escuchará sin quitaros ni una pizca de protagonismo ni capacidad de decisión.

Disfrutar del proceso sin estrés

El ahorro de tiempo nos lleva al siguiente beneficio de tener un organizador de bodas a vuestro lado: disfrutar del proceso.

Es muy habitual ver a los novios agobiados al no saber por dónde empezar, qué proveedores deberían contratar primero, con cuánta antelación… Una boda es un evento único en la vida, y por ello creemos que debéis disfrutar del proceso tanto como del propio día de la organización. Con los nervios y el estrés que produce la organización, es fácil que nos olvidemos de disfrutar e, incluso, que lleguemos a discutir con nuestra pareja.

Está comprobado que las parejas que deciden contratar una Wedding Planner disfrutan más organizando su boda, ya que se centran en las partes más bonitas y que más les interesan. Además, al estar más relajados todo fluye mejor y se reducen las discusiones. ¿No os parece un motivo perfecto para hacer esta inversión?

Este tiempo que os ahorráis lo podéis dedicar a otras facetas de la boda que sólo vosotros podéis hacer. Desde hacer un montón de DIY para personalizar la boda y los regalos a los invitados hasta escribir una nota personalizada para cada uno de ellos. El tiempo es muy valioso, y nos encargamos de que lo dediquéis a lo que de verdad importa.

Profesionalidad, ayuda y apoyo

Una Wedding Planner profesional os ayudará desde el principio hasta el final de este proceso tan bonito. Su experiencia y saber hacer os ayudará a marcar los ritmos, los plazos en los que hacer cada tarea, resolver problemas que puedan surgir… Volvemos a los puntos anteriores: al tenerlo todo más planificado, el estrés se reduce y la experiencia mejora. Además, tendréis a vuestro lado en todo momento a una persona que resolverá todas vuestras dudas, que os apoyará cuando lo necesitéis y que se convertirá en vuestra confidente para todo lo relacionado con la boda.

Es muy importante contratar a una Wedding Planner con formación o muchos años de experiencia, ya que es la única forma de aseguraros de que sabe lo que está haciendo. En una boda hay que tener en cuenta numerosos detalles, y sólo un profesional puede aseguraros que todo está bajo control.

Control y coordinación

En nuestra humilde opinión, este es el motivo más importante por el que contratar una Wedding Planner. Durante el día de la boda, los novios únicamente deben dedicarse a disfrutar de su día y celebrarlo con sus invitados. No hay nada que nos duela más que ver a una novia (o a un novio) llorando el día de su boda al ver que algo sale mal y no sabe cómo solucionarlo. Vuestra Wedding Planner será vuestro ángel de la guarda, y se encargará de resolver cualquier problema que pueda surgir durante el enlace.

En todas las bodas que organizamos nos encargamos de supervisar que el menú que se sirve sea realmente el contratado. También supervisamos que el restaurante tenga en cuenta alergias e intolerancias para que todos los invitados disfruten del banquete. Por supuesto, creamos un plan B por si el clima no acompañara ese día, aunque la boda sea en pleno verano. Cuidamos que cada invitado encuentre su sitio y que las mesas estén perfectamente colocadas cuando lleguéis. Nos encargamos de supervisar el montaje para que toda la decoración sea tal y como vosotros queréis, y colocamos los detalles que vosotros mismos habéis creado con tanta ilusión. Coordinamos las salidas de los autobuses y realizamos un seguimiento hasta que llegan a destino…

Como veis, son muchas las cosas que hay que supervisar el día de la boda, y desde luego no es tarea para los novios. En muchos casos el problema se puede solucionar antes de que vosotros y vuestros invitados os enteréis. ¿Para qué añadir más nervios al gran día si tiene solución?

Nuestra recomendación siempre es que, aunque decidáis organizar vuestra boda vosotros mismos, siempre contéis con alguien para el día B. La tranquilidad que os dará es toda una inversión de la que no os arrepentiréis.

No cargar de trabajo a los invitados

En las bodas es habitual que pidamos a los familiares más cercanos que nos ayuden con algunos detalles. A medida que las bodas se vuelven más detallistas, estos encargos aumentan irremediablemente. Colocar algunos detalles decorativos, repartir regalos por las mesas… Seguramente, a la persona elegida le hará ilusión que confiéis tanto en ella, pero le crearéis una preocupación que le impedirá disfrutar al 100% de la boda. Si contáis con una Wedding Planner, ella se encargará de todos estos detalles. Así, vuestros familiares estarán donde deben estar: a vuestro lado.

En resumen

En Sastres de Sueños nos gusta pensar que formamos un equipo con vosotros. Por eso, trabajamos codo a codo para lograr que tengáis la boda que siempre soñasteis. Nuestro trabajo consiste en haceros la vida fácil a vosotros y a vuestros invitados, y en resolver cualquier imprevisto que pueda surgir. En otras palabras, estamos a vuestro lado para ayudaros a tomar vuestras propias decisiones.

Es habitual que dejemos «deberes» a nuestros novios para que se sientan parte activa y asegurarnos de que todo es tal y como ellos quieren. ¿Nuestros deberes? Asegurarnos de que todo sea perfecto para que disfrutéis de vuestro día. Si quieres más información acerca de nuestros servicios de Wedding Planner, únicamente tienes que hacer click aquí.

La semana que viene continuaremos resolviendo algunas de las dudas más frecuentes. ¿Te lo vas a perder?

 

¿Te ha gustado este artículo?