Cómo hacer que los niños se lo pasen bien en una boda

Una de las principales preocupaciones a la hora de organizar una boda es cómo mantener a los más pequeños entretenidos. Algunas parejas optan por pedir a los padres que vayan sin los niños. Otras, por el contrario, se esfuerzan al máximo para que su boda sea también memorable para sus invitados más jóvenes.

Si eres del segundo grupo, seguro que este post te interesa. Además, estos consejos son también válidos para otro tipo de fiestas, como bautizos o comuniones. ¿Quieres conocerlos? ¡Vamos allá!

Cómo hacer que los niños se lo pasen bien en una boda

Valora la edad de tus invitados

En nuestra opinión, este es el punto más importante para lograr el éxito. Cada edad requiere un tipo de entretenimiento, por lo que deberéis tener en cuenta sus edades para organizar actividades acordes. Por ejemplo, para un niño de 3 años un cuaderno de colorear puede ser perfecto. En cambio, un niño de 12 puede llegar a considerarlo un insulto.

Si tenemos muchos bebés invitados, puede ser también una buena idea preparar una zona para ellos. Habilitar, por ejemplo, una habitación de la masía como área de lactancia será algo que las madres nos agradecerán. Si, además, añadimos un cambiador  y algunas cunas para que descansen, el éxito está garantizado.

Lo más probable es que te encuentres con niños de edades muy diversas. En este caso, piensa en pequeños detalles específicos para cada uno de ellos y alguna actividad que puedan disfrutar juntos.

Contrata animación infantil

Si tienes muchos niños y el presupuesto te lo permite, contrata una empresa especializada en animación infantil. Ellos mejor que nadie sabrán qué actividades pueden hacer para que se lo pasen en grande. Además, los padres estarán tranquilos sabiendo que los niños están cuidados y vigilados por profesionales.

Otra alternativa puede ser contratar algún castillo hinchable o similar para que los niños puedan jugar. Eso sí, para evitar accidentes, tendrás que dejar claro a los padres que no hay nadie vigilando.

Pinturas y dibujos

Sin duda, estamos seguros de que es lo primero que se te había ocurrido. Este clásico es muy recurrido en los momentos que queremos que los niños estén sentados pero entretenidos. Para evitar sustos, te recomendamos que tengas mucho cuidado con las pinturas que les dejas. Lo más recomendable son los lápices de colores y las ceras, ya que son más fáciles de limpiar en caso de que los peques pinten el mantel o su ropa. Cuidado con los rotuladores o pinturas que dejen manchas, ya que, por ejemplo, podéis encontraros con que el restaurante os pida que paguéis el mantel que han estropeado.

Otra idea muy recurrida relacionada con este punto es crear un cuaderno de actividades especial. En él, podéis poner sopas de letras, dibujos para colorear, encuentra las diferencias… Todo ello, ambientado en la boda o en su temática, por supuesto. En internet encontraréis diversas plantilals que podéis utilizar, aunque también podéis crear la vuestra propia para personalizarlo al máximo. Webs como Educima os pueden ayudar a crear una sopa de letras personalizada (por ejemplo, añadiendo vuestros nombres). Creando un Word con esa sopa de letras e imágenes que encontraréis en Internet, sólo tendréis que imprimirlo para tenerlo listo.

Como nos gusta haceros las cosas más fáciles, en los próximos días enviaremos un cuaderno listo para imprimir a todos nuestros suscriptores. ¿A qué estás esperando? ¡Suscríbete ya y no te lo pierdas!

Rincón de juegos

Si crees que la opción de pintar no encaja con tus pequeños invitados, puedes crear un pequeño rincón de juegos especial para ellos. Una vez más, su composición dependerá de la edad de los niños. Puedes colocar juegos de mesa aptos para ellos, puzzles, muñecas y peluches, juegos como el Twister en el que puedan participar niños de distintas edades, disfraces…

Nuestro consejo es que dediques tiempo a decorar este espacio en consonacia con el resto de la boda. Por ejemplo, creando una decoración infantil en base a la paleta de colores de la boda. Otra opción que nos encanta es montar en el jardin una zona con tipis, colchonetas y estos juegos para que disfruten a lo grande.

Kit de supervivencia para niños

Todos hemos oído hablar de los kits de supervivencia para adultos con medicamentos, pañuelos, tiritas y un sinfín más de pequeños detalles para los invitados. ¿Por qué no crear uno especial para los más pequeños?

En él puedes incluir infinidad de cosas como un cuaderno de actividades, pomperos, lápices de colores, pegatinas… Si el presupuesto lo permite, incluso podéis darles un cuento personalizado que cuente vuestra historia de amor para que la conozcan y la recuerden siempre. Si creáis una composición bonita, os puede incluso ayudar a decorar la mesa de los niños.

Un detalle muy recurrido son las golosinas, pero en este punto te recomendamos ser cautos. Muchos padres no quieren que sus hijos coman chuches por la cantidad de azúcar que contienen. Otros niños no pueden tomarlas por motivos de salud. Por tanto, nuestro consejo es que recurras a este punto sólo si estás segura de que no va a haber ningún problema con ello.

Un último consejo: Si vais a regalar algún juguete, incluidlo en este kit. De esta manera, no tendrán que esperar al final de la boda y podrán entretenerse con él desde el principio.

Reportero por un día

Si los niños son más mayores, una buena opción puede ser comprar una cámara de fotos desechable para cada uno y animarles a que se conviertan en reporteros durante un día. De esta manera, además de tenerlos entretenidos, podréis ver cómo ha sido la boda desde otro punto de vista.

Por supuesto, la calidad de las mismas no será buena, pero para eso tenéis el fotógrafo profesional. El mayor valor de estas fotografías será la espontaneidad con la que las han hecho y los momentos divertidos que seguro que habrán captado.

Otra opción es crear una gymkana dandoles un listado con momentos y cosas que deben fotografiar. Eso sí, os aconsejamos que no incluyáis en este listado momentos clave. Tened en cuenta que una horda de niños correteando para hacer la foto y ganar el juego puede entorpecer el trabajo de vuestro fotógrafo e impedirle sacar la mejor foto de ese momentazo.

En el mercado encontraréis cámaras desechables diseñadas especialmente para bodas, por lo que no podéis buscar la que mejor encaje con vuestra decoración.

Photocall infantil

Otro elemento que vemos mucho para los adultos pero que todavía no hemos visto enfocado a los niños. Podéis crear un photocall en miniatura adaptado a su tamaño con elementos fantásticos. Seguro que les encanta transformarse en príncipes, princesas o super héroes.

Eso sí, tened en cuenta que, en caso de añadir este elemento, ¡corréis el riesgo de que los adultos se lo quieran quitar!

Zona de descanso

Si la boda es de noche, nuestra recomendación es que habilitéis (siempre que sea posible) un área de descanso para los niños. Normalmente, a partir de cierta hora les entra el sueño y dejan de sentirse cómodos. El resultado suele ser que los padres decidan irse antes a casa para evitar que lloren.

Si queréis que disfruten de la fiesta hasta el final, os recomendamos preparar una zona tranquila con sofás o colchonetas, mantitas y algún peluche para que puedan dormir y descansar. Por supuesto, habrá que vigilarlos para asegurarnos de que no les pasa nada, pero los padres tendrán más tiempo para disfrutar de la celebración.

Leave a Comment




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.