Estamos seguros de que el día de vuestra boda queréis a todos vuestros seres queridos a vuestro lado. Padres, hermanos, amigos… pero, ¿qué pasa con las mascotas? En un post anterior ya os contamos que es una manera preciosa de personalizar vuestra boda. Cada vez más novios decidís que os acompañen (especialmente vuestros perros) en este día tan especial. ¿Sabéis cómo hacerlo? Aquí os dejamos algunos consejos para que sea un éxito.

Invita a tu boda a tu mascota

1. Conocer su comportamiento

Para nosotros, lo más importante es su bienestar y, por tanto, deberemos asegurarnos de que no lo pase mal durante ese día. Vosotros sois quienes mejor conocéis cómo reacciona cuando está con mucha gente o en espacios desconocidos. Tened en cuenta que ese día habrá más gente de lo habitual a vuestro alrededor, por lo que es comprensible que nuestra mascota se ponga nerviosa. Ya en casa notará un ambiente extraño, con un ir y venir de gente superior al que están acostumbrados. Una vez en el lugar de la ceremonia, lo situaremos en un sitio nuevo y rodeado de muchísima gente.

Si vuestra mascota acostumbra a ponerse nerviosa en estas situaciones, deberéis tenerlo en cuenta antes de tomar una decisión. En caso de que no sepan controlar el nivel de estrés que esta situación les genera, pueden comportarse de manera extraña (e incluso violenta) o enfermar. Para enseñarles a gestionarlo, lo ideal es contar con anterioridad con profesionales que les ayuden.

Nuestro consejo es que seáis sinceros con vosotros mismos acerca de su comportamiento para no tener que lamentar un mal rato. Pensad en su comportamiento y reacciones y valorad si podrá estar tranquilo durante todo el día con tanta gente. Tened también en cuenta si algún invitado cercano es alérgico o tiene miedo a los perros, ya que le podéis hacer pasar un mal rato.

Si pensáis que por alguno de estos motivos puede ser complicado, no os deis por vencidos. Podéis buscar alternativas que se adapten a vosotros y vuestra mascota. Por ejemplo, podéis contar con alguien que lo acerque para momentos concretos (como la sesión de fotos) y se lo vuelva a llevar para que esté tranquilo.

Empresas como Yes! We Pet o Gudog se dedican a planificar este evento teniendo en cuenta el perfil de cada animal y las expectativas de los novios. De este modo, es más fácil integrar a vuestra mascota en vuestra boda sin malas pasadas ni para vosotros ni para el animal.

2. Buscar un espacio que admita animales

Esta suele ser la primera traba con la que os encontráis. Muchos salones y masías no permiten acceder a las mascotas. Otras nos lo pondrán más fácil y nos permitirán que acudan a la ceremonia en el exterior pero no les permitirán acceder al salón interior.

Si tenéis claro que vuestra mascota no puede faltar el día del enlace, preguntad en los espacios que visitéis su política en este aspecto. De este modo, podréis descartar los que no los admitan y evitaros disgustos posteriores.

Si queréis una ceremonia religiosa, conseguir una iglesia que acepte animales puede resultar más complicado. Algunas iglesias empiezan permitirlo y van abriéndose poco a poco. Nuevamente, el consejo es que os informéis antes de cerrar la fecha y la iglesia. Hablad con el párroco, explicadle lo importante que es para vosotros y que habrá una persona encargada de él.

Y en caso de que no os lo permitan en ninguna de las que consultéis, buscad alternativas para que participen en otros momentos de ese día tan especial.

3. Contrata un cuidador

Por mucho que queráis, ese día no vais a poder dedicarle toda la atención que vuestra mascota merece. Por un lado, estaréis deseando pasar tiempo con vuestros invitados y, por otro, tanto ajetreo puede hacer que os necesite más que nunca.

Nuestro consejo es que contratéis a un cuidador que esté pendiente en todo momento para cubrir todas sus necesidades. En caso de que el salón no os deje que se quede durante el banquete, incluso pueden llevarlos a casa y cuidarlos para que no estén solos en ningún momento y que no extrañen su hogar.

4. Educa a tu mascota para el día de la boda

Para vuestro perro también será un día especial y es totalmente comprensible que no sepa cómo actuar. Seguro que vosotros ya estáis pensando en cómo llegar hasta el altar, qué va a pasar en cada momento… Pero, ¿qué pasa con él?

Es importante que aprenda qué se espera de él en ese gran día para que se porte bien y no interrumpa ningún momento importante. Os recordamos que para las mascotas, igual que para nosotros, una boda es un momento estresante y debemos ayudarle a gestionar estos sentimientos.

Estos nervios pueden hacer que se abalance sobre algún invitado, sobre la comida o que no deje de ladrar en ningún momento. Incluso si es el perro más bueno del mundo, la ansiedad puede hacer que se comporte de manera extraña.

Si además queréis que os lleve los anillos, este entramiento es imprescindible. Tened en cuenta que es algo que nunca ha hecho y deberá aprender cómo hacerlo. ¡Y puede ser un grave problema que se asuste y salga corriendo con los anillos encima!

Nuestro consejo es que contratéis a un profesional que os ayude en esta tarea para que los resultados sean óptimos y no tengáis que lamentar ningún imprevisto.

5. Ponle guapo para ese día

Estamos seguros de que os encantará que esté presente en vuestra sesión de fotos, así que es imprescindible que luzca sus mejores galas. Según su raza, los días de antes pueden ser el momento perfecto para llevarle a la peluquería canina y que su pelo luzca precioso y cuidado ese día.

También podéis buscar un traje de gala especial para él. En el mercado encontraréis muchísimos productos con los que vestir a vuestra mascota para la ocasión. Desde collares de flores para las bodas más boho hasta pajaritas y smoking para las más elegantes. ¡Hay hasta trajes de novio y vestidos de novia!

Tenemos constancia de que muchas veces lo más complicado es elegir un único modelo. Buscad y seguro que encontraréis algo perfecto para él o ella. Eso sí, en caso de que decidáis vestirle de forma especial, os aconsejamos que le pongáis la ropita con antelación para que se acostumbre y se sienta cómodo ese día.

6. Prepara un espacio en la boda para tu mascota

Entre tanto ajetreo, seguro que necesita un espacio sólo suyo donde descansar. Colocad allí su comedero y bebedero. Preparad su camita para que se tumbe si necesita dormir y deja allí su comida favorita. Seguro que aprecia mucho tener un espacio alejado del jaleo de la gente.

Además, si utilizáis la misma paleta de colores para decorar este espacio que el resto de la boda no desentonará en absoluto. Por el contrario, puede ser un espacio más de decoración que seguro que sorprende a vuestros invitados.

En resumen…

Si queréis que la presencia de vuestra mascota en vuestra boda sea perfecta, la preparación es imprescindible. Pensad en su comportamiento y adaptad a sus necesidades la ceremonia. Buscad un espacio en el que le permitan estar y adecuad una zona para su bienestar. Enseñadle lo que va a suceder y qué se espera de él para que no le sea extraño. Y, sobretodo, contad con un profesional que os ayude.

 

Invita a tu mascota a tu boda. ¿Cómo gestionar su participación?
¿Te ha gustado este artículo?