Hace un tiempo os hablaba en Instagram de una nueva tendencia que vemos cada vez más: las bodas unplugged. Literalmente, unplugged significa desenchufado, y creo que no hay ninguna palabra que pueda describirlo mejor. ¿Quieres saber más de este estilo de boda? ¡Sigue leyendo!

¿Qué son las Bodas Unplugged?

Como ya os he adelantado, las bodas unplugged son bodas desconectadas. En otras palabras, son celebraciones en las que pedimos a nuestros invitados que desconecten sus móviles (y cualquier otro dispositivo) para disfrutar al máximo de la experiencia.

Esta filosofía se puede aplicar en todas las partes de la boda o únicamente durante la ceremonia. ¡La elección es vuestra! Aunque para mí lo ideal es una ceremonia unplugged y una fiesta conectada. ¡Seguid leyendo y os

¿Qué ventajas tienen las bodas desconectadas?

Si cada vez vemos más bodas unplugged es por un motivo: cada vez estamos más enganchados a las nuevas tecnologías. Por ello, muchas personas pueden pensar que es una locura prohibir los móviles en una boda. ¿Queréis saber los motivos por los que es una buena idea?

  • Los invitados centrarán toda su atención en el momento que están viviendo, sin distraerse con el móvil. Y eso, sin duda, hará que recuerden mucho mejor vuestra boda y que se emocionen con ella.
  • Ayudaréis a que hablen entre ellos, se conozcan mejor y disfruten de la calidez de las conversaciones cara a cara.
  • Evitaréis que arruinen las fotos del fotógrafo al taparle para haceros fotos ellos (o al saltar el flash). Además, al no estar haciendo fotos durante vuestra entrada podréis ver sus caras en ese momento tan especial y no sus móviles.
  • Tendréis mayor privacidad en vuestro gran día. Si sois de esas personas que comparten todo en redes sociales esto no será un problema para vosotros. En cambio, si os gusta mantener cierta privacidad es una buena manera de evitar que las fotos de vuestra boda (de calidad discutible, por otro lado) acaben en Internet.

¿Qué desventajas tienen las bodas unplugged?

En general, las desventajas están relacionadas de forma directa con las ventajas. La principal es que tendréis que esperar hasta que el fotógrafo haya editado las fotos para verlas y poder compartirlas. Además, los invitados (especialmente aquellos más cercanos) os pedirán que las compartáis con ellos una vez las tengáis, ya que no tendrán ninguna de ese día.

Estos problemas se pueden solucionar en algunos casos hablando con el fotógrafo. Si creéis que puede ser un problema grave, preguntadle por la opción de que os adelante una pequeña selección de fotos cuando volváis de la luna de miel.

Un photobooth también puede ayudaros a resolver este problema: al tener fotografías impresas de ese día, no insistirán tanto en recibir las fotos profesionales. O, como ya he dicho antes, podéis limitar esta desconexión a la ceremonia y dejarles hacer fotos divertidas de vuestra boda.

Otra desventaja que encontramos es que únicamente tendréis el punto de vista del fotógrafo. Muchas veces, las fotos más divertidas y espontáneas son las que hacen los invitados. ¡Es la mejor manera de ver cómo lo han pasado! Normalmente el fotógrafo se centra especialmente en los novios, pasando por alto algunos momentos entre los invitados. Por ello, creo que es buena idea limitar la filosofía unplugged a la ceremonia y dejarles sacar fotografías en el resto de la boda. ¡Pero la decisión es siempre vuestra!

¿Cómo podemos informar a los invitados de que es una boda unplugged?

Si ya tenéis claro que queréis una celebración en la que los móviles no sean los protagonistas, seguro que os estáis preguntando cómo informar a vuestros invitados de vuestro deseo.

Una de las formas más habituales es colocar un cartel junto al espacio donde celebraremos la ceremonia. Además, esta pieza os ayudará a decorar este espacio usando el mismo estilo del resto de la boda.

También podéis añadir alguna nota que acompañe la invitación explicándolo y contando vuestros motivos para tomar esta decisión. ¡Seguro que lo entienden y hasta les gusta la idea! Por ejemplo, podéis poner algo así como:

Queremos invitaros a estar presentes al 100% en nuestra boda. Por eso, os pedimos que al llegar desconectéis vuestros móviles y cámaras y os dejéis llevar por la emoción del momento. ¡Ya se encargará el fotógrafo de inmortalizarlo! Si queréis tener un recuerdo de este día tan especial, estaremos encantados en compartir sus fotos con vosotros.

Otra opción es dejar a alguien encargado de informar a todos los invitados antes de que hagáis vuestra entrada triunfal. Un ejemplo de texto podría ser:

¡Bienvenidos! Ya podéis ir tomando asiento para ver cómo XXX y XXX se dan el sí quiero en un día tan bonito como hoy. Por favor, desconectad vuestros móviles y cámaras y preparaos para disfrutar con todos vuestros sentidos de este momento tan especial. ¡No os preocupéis, el fotógrafo está aquí para captar este momento! Vosotros simplemente guardadlo en vuestro corazón.

¡Ahora ha llegado vuestro momento! ¿Qué os ha parecido la filosofía unplugged? ¿Celebrarías una boda desconectada?

Bodas Unplugged: Cómo son las bodas “desconectadas”
¿Te ha gustado este artículo?