Boda Aplazada: Cómo informar a los invitados

Sois tantas las parejas que habéis tenido que posponer vuestras bodas que últimamente no paro de ver mensajes con preguntas del tipo: ¿Qué hago si ya había enviado las invitaciones? ¿Cómo se lo digo a los invitados? ¿Cuándo aviso de la nueva fecha?… Por ello, he querido ayudaros resolviendo algunas de estas preguntas y dejándoos algunos consejos para que podáis informar a los invitados sin olvidaros de nada. ¡Vamos a verlo paso a paso!

1. Avisadles lo antes posible de que la boda se ha aplazado

Seguramente la mayoría de vosotros (por no decir todos) ya habréis dado este paso. De todos modos, si todavía no lo habéis hecho no esperéis más. Tan pronto como sepáis que la boda no se va a celebrar, avisad a vuestros invitados para que se puedan organizar. Da igual que todavía no tengáis fecha nueva, ni ningún dato más para aportar. ¡Seguro que lo entienden!

Lo ideal sería llamarles uno por uno, pero entiendo que después del palo que supone tener que afrontar algo así no tengáis fuerzas. En este caso, podéis pedir ayuda a vuestros padres y amigos para que hagan correr la voz. Por supuesto, asegurándose siempre de que no quede nadie sin avisar. Otra opción puede ser enviar un pequeño vídeo o mensaje por email o WhatsApp diciendo que la habéis tenido que aplazar y que ya les avisaréis cuando tengáis más datos.

Si no os encontráis con ánimos de recibir mil mensajes y tener que dar explicaciones (aunque, con la situación actual, nadie las está pidiendo) podéis también decirles cómo os encontráis y pedirles que os dejen un poco de espacio para asumirlo todo.

2. Pensad en cómo queréis anunciar la nueva fecha

Por supuesto, el próximo paso será fijar la nueva fecha. Hace unos meses escribí un post con algunos consejos sobre qué hacer si habíais tenido que cancelar (o aplazar) la boda. ¡Corred a leerlo si todavía no lo habéis hecho! Seguro que os ayuda en este punto.

Una vez fijada, pensad en cómo queréis anunciarla a vuestros amigos y familiares. Si había algo en vuestra invitación anterior que no os acababa de convencer, podéis volver a hacer las invitaciones en su versión 2.0 y aprovechar las circunstancias para no quedaros con esa espinita clavada.

Si no queréis (o no podéis) gastar más dinero pero queréis anunciarlo de una forma bonita, podéis aprovechar todas las posibilidades que Internet nos ofrece para hacerlo. Podéis hacer un vídeo contándolo y narrando vuestra experiencia, o diseñar alguna imagen bonita con la que anunciarlo (en herramientas como Canva encontraréis plantillas que os ayudarán mucho).

3. Diseñad la nueva invitación

Una vez tengáis claro el formato en el que lo queráis enviar, el siguiente paso en diseñar la nueva invitación (los ingleses ya la han apodado como «Change the Date»).

Sea cual sea el formato elegido, hay alguna información indispensable que no podéis olvidar. ¡Tomad nota!

  • Vuestros nombres (esto nunca, nunca puede faltar en cualquier cosa relacionada con la boda, ¡es el motivo de la celebración!).
  • El motivo de la nueva invitación. Si no queréis hacer referencia al dichoso virus, podéis decir algo parecido a «ya que no pudimos casarnos en el momento que esperábamos, te invitamos incluso con más ganas para poder celebrarlo como soñábamos».
  • La nueva fecha. Esencial para que puedan organizarse y puedan empezar a contar los días que quedan.
  • El lugar de celebración y la hora. Tanto si lo mantenéis como si lo habéis cambiado, conviene que lo indiquéis para evitar dudas y llamadas.
  • Vuestros datos de contacto. Al igual que en la invitación original, no olvidéis poner vuestros teléfonos y direcciones de email para que os puedan confirmar la asistencia y preguntar cualquier duda. Si tenéis Wedding Planner, también podéis poner su contacto si es quien se encarga de confirmar asistencia.

4. Enviadla sin miedo y con ilusión

Después de tantas preocupaciones y nervios, ¡por fin tenéis todo este lío resuelto! Enviad las invitaciones por el medio que hayáis elegido con toda la ilusión del mundo. ¡Cuanto más penséis en la nueva fecha, más ilusión os hará!

No tengáis miedo a cómo puedan reaccionar los invitados. ¡Seguro que entienden la situación y cómo os sentís! Muchas personas, incluso, agradecerán que hayáis tomado esta decisión para poder disfrutar del día sin restricciones.

Una vez la hayáis enviados, olvidad que habéis tenido que cambiar la fecha y retomad el resto de preparativos con la misma ilusión que la primera vez. ¡Os lo merecéis!

Deja un comentario




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.